Vallejo & Co. reproduce esta carta del poeta Gamaliel Churata al director de la revista Amauta, José C. Mariátegui, publicada originalmente en José Carlos Mariátegui. Correspondencia (1915-1930), edición de Antonio Melis. Lima, 1984. Y recogida en Gamaliel Churata. Textos esenciales (2017), de Wilmer Kutipa Luque, a quien agradecemos por la misma.

 

Crédito de la foto (izq.) www.brisasdeltiticaca.com/

(der.) www.uch.edu.pe

 

 

Carta de Gamaliel Churata a José Carlos Mariátegui

 

Puno, 27 de Noviembre de 1926

Querido compañero

Carlos Mariátegui:
 

No tiene U. que agradecerme por la colaboración que presto a “Amauta” y “Minerva”. Cuando los hombres se reúnen con fines humanos, la colaboración es obligatoria y entonces el agradecimiento sobra.
Desde los primeros años declaré mi credo revolucionario. Cuando U. probablemente se nutría de selecta literatura, lo que sin duda le ha procurado esa admirable pureza y agilidad de su expresión, yo vomitaba (siempre sólo podré hacer eso) toda la dinamita que la esclavitud del indio producía en mis nervios. A los quince años desafiaba a duelo a un gamonal, a causa de los indios, y a los diecisiete me encarcelaban a causa de haber insultado el gobierno de Benavides. Soy, pues, orgánicamente, un vanguardista (en verdad que la palabra también me ha cansado) y mi colaboración a su labor obedece a eso, como a eso obedecerá la que preste cuando el momento de la liquidación haya llegado. Vuelvo a decírselo. No tiene nada que agradecerme.
Amauta y las publicaciones Minerva se venden en varios puestos, el principal en la librería Nueva. Esos señores perciben el premio que Uds. fijaron. De manera que puede U. tener la seguridad de que mi actividad será completa y alegre para colaborar con U. la obra que se propone (sólo conozco su espíritu; su programa no, aunque huelga conocido aquél) y porque me doy cuenta de su importancia.
Ahora venga el Gamonal de las orejas. Su juicio me agrada. Tenía que venir así. Yo soy también blanco de conciencia y gusto de las palabras escuetas. Ha acertado U. y no podría ser de otra manera, puesto que es U. un hombre de corazón y un crítico perspicaz y bien documentado. Precisamente me proponía no llegar al relato al hacer un panfleto: El Gamonal, según entiendo, es una composición donde no escasea la vida expresada por una bestia de nervio sensible.
No; nunca tuve la idea de enviarle eso para la publicidad. Conozco las concesiones que una revista tiene que hacer, para subsistir. Y buscaba su opinión, ésta ha llegado limpia y ventilada, además certísima y me basta, querido compañero. Y gracias le sean dadas por este consejo y los que todavía pueda darme en el curso de nuestra ingenua actividad de escribientes.
Le ruego decir al señor Gerente mis recados respecto a pedidos de libros que le hice, y recomendarle me envíe algunos catálogos de obras nuevas que tengo unas diez librejas para comprar libros. Deseo la Revista de Occidente, una colección y una suscripción para el año que se avecina.
Le abrazo cordialmente, compañero Mariátegui. Este movimiento cordial que nos une, tiene entre tantas ventajas, la de aproximar a los hombres, rompiendo las distancias que inventó la cortesía burguesa. Suyo

Churata.

 

 

 

Tan pronto como pueda voy a arañarme algo para Amauta.
Sin compromiso de publicidad, le remitiré pronto algunos trabajos de muchachos de acá, por si los juzgue de interés. Sobre todo de orden sociológico.
Sabogal me devolvió TOJJRAS. Cuánto lamento que su amable solicitud haya llegado tardía.
Otro abrazo.
Le ruego dar El Gamonal a Magda, quien deseo que lo conozca.

2 Responses

  1. Carlos Portugal Mendoza

    Mariategui y Churata colaboraron mutuamente en las revistas que dirigían, Amauta y el Boletín Titikaka. Nunca llegaron a verse, pero se influenciaron mutuamente, Churata fue importante para la reivindicación del mundo indígena en el marxismo de Mariategui y éste para el marxismo dentro del indigenismo socialista o andinismo de Churata. El “Gamonal” del que habla en la carta, es el cuento que Churata envió a la revista “Amauta” y respecto a cual, al parecer Mariategui tuvo algunos reparos de publicar. Sin embargo, finalmente el cuento aparece en los números de enero y febrero de 1927 de Amauta. Dicho sea de paso, José Luis Ayala señala que el nombre de “Amauta” fue adoptado tras una conversación entre Mariategui y Luis E. Valcarcel, cuando este último le contaba sobre Churata, mencionando que era como un amauta, ¿que es un amauta? le habría preguntado Mariategui, y al explicárselo, optó por darle ese nombre a la revista Amauta, que inicialmente se iba llamar Vanguardia.

    Responder

Deja un comentario