Por: Luis Enrique Mendoza

Crédito de la foto: Ed. Amargord

 

 

 Breve sumersión en

un bosque ardiendo bajo un mar desnudo (2016),

de joséagustín hayadelatorre

 

 

1

un bosque ardiendo bajo un mar desnudo (Amargord, 2016), tercer libro de poemas de joséagustín hayadelatorre, promueve una ampliación del discurrir neobarroco. Organizado en 34 poemas, el libro de hayadelatorre propone un sumersión órfica en los límites de un territorio sin mapas. Deslocaliza referencias, vehiculaza formas aplazadas, y pone en juego el rastro místico del lenguaje: la fuerza.

 

2

 

No hay temas. Casi todo es postergación. El texto, su fuerza, opera por aplazamiento de imágenes. Las imágenes se suceden una tras otras, cada una gatillada por la que la precede. El título del libro es una síntesis provisional: un bosque ardiendo bajo una mar desnudo.

 

3

 

Síntesis provisional, decía, porque el título da inicio a lo que otros terminan. Si para Luis Rosales –lírica española post 27- la naturaleza era un límite para llegar a ser, para joséagustín es una posibilidad de ser. Cuidado con el principio de identidad. un bosque ardiendo bajo un mar desnudo no es una homenaje a un verso de Rosales. Es la puerta de entrada a los reversos del libro de hayadelatorre.

 

cddv

Dibujo en los interiores del libro.
Sofia Hopkins, acuarela sobre vidrio.

 

4

 

Truques y retrueques linguísticos, escritura neobarroca, autoconciencia del lenguaje, puesta en duda de la sintaxis convencional, rechazo del coloquialismo, despoblamiento del lenguaje, repoblamiento del mundo a través de él. Los huesos sostienen la carne, la forma produce fondo, y así. Este libro no tiene temas. Solo la errancia y el secreto de la efigie.

 

5

 

Algunas citas de Rosamel del Valle, H. P. Lovecraft, César Vallejo, R. M. Rilke, etc.

 

6

 

Frente a la normalización expresiva, un bosque… desestabiliza el lenguaje para estabilizarlo bajo el mecanismo de las formas.  Es un libro críptico que apela a una ejercicio de memoria mito-poética. Casi todo adopta el rostro de lo sagrado. (Pienso en Mircea Eliade). Y en su discurrir encuentra huellas, modulaciones del ser, oscilaciones que van un paso adelante del tránsito civilizatorio.

 

7

 

El tajo de la palabra penetra en lo indecible. El lenguaje saca la vuelta. La fuerza se impone. Aplazamientos. Un bosque… Es el turno de Lo Real.

 uajh

 

Bonus track:

1 poema de un bosque ardiendo bajo un mar desnudo (2016),

de joseagustín hayadelatorre

 

 

rastro
 

las virtudes de un poeta son
las de un asesino: a galope sobre
un caballo ciego intenta
lacerar una selva pétrea hasta
encontrar su arteria. escucha
su sí mismo, el que no es él
donde es todos, y embellece
la destrucción y sueña lo que
destruye dándole a los muros
la forma de su rostro. vierte
estío al doblar de las campanas
y cría nervios. nombra toda
geografía humana, nube, sal y
margen, en su universo de una
sola palabra al fraguar el reflejo
del silencio. cincela murmuros.
recrea cosmogonías como
pájaros de niebla que recubre
de escamas doradas. detiene
sístoles y diástoles para trans-
formarlas en geometría pura:
materia donde los cuerpos
oscuros brillan a la luz. su es-
cisión renace cuando la flor
vuelve a ser tallo y éste desa-
parece, desparece, desaparece,
desaparece… y se levanta ante
su atávica derrota: la palabra.

 

para asb

 

Deja un comentario