Vallejo & Co. se complace en presentar, en primicia para nuestra revista web, uno de los últimos poemas de un escritor que no necesita mayor presentación, el poeta cubano José Kozer.

 
 
 

Por: José Kozer*
Crédito de la foto: www.mocadetroit.org

 
 
 
 

APOTEOSIS DE JK, 74 AÑOS

 

 

Crustáceos

lo

exaltan

 

de la clavícula a los astrágalos, condumio de

            gusanos de luz: postura

            de la malva del semillero

            a la pared exterior

            (necesita una mano

            de lechada) de su casa:

            postura de una planta

            trepadora buscando aire

            y luz del varaseto a la

            pared de esa misma

            casa (las maderas del

            espaldar se han podrido):

            postura de una morera

            frondosa en el patio de

            la casa donde aparecerán

            hilanderas, ruecas, negros

            kimonos de seda con un

            oráculo óseo a la espalda;

            cicatriz ininteligible. En

            andas lo bajan del

            pedestal: las luciérnagas

            de sus ojos, la carcoma

            de sus manos, el grillo

            en la glotis y las cuerdas

            vocales, en una grieta

            interior la lepisma,

            detrás del ombligo la

            mosca, y más abajo,

            muerte verdadera, la

            polilla, mastican cuanto

            cuelga de su residuo.

            El tabernáculo de su

            cuerpo envejecido se

            ha desarticulado, nada

            tiene el hecho de

            particular. Es ley.
            
            Situación, condición,

            lección primera y

            última de tinieblas

            verse encarnado por

            madre, y descarnado,

            en aras de qué, por

            el gorgojo. El ser

            ontológico JK es libreta

            de pan de centeno

            (alcaravea) galleta

            de alforfón a la boca

            del ciempiés: la avispa

            y el gusarapo anidan,

            duermen, se reproducen,

            la Madre (Naturaleza)

            sin apenas empeñarse

            obliga a la rueca a dar

            otra vuelta, a una

            devanadera soltar

            un hilo, ovillarse, y

            copo a copo, traza

            a traza de polvo

            (JK, 74 años)

            reconfigurarlo

 

hilo

hoja

élitro.

 

 

 

 

 

 

* (La Habana, 1940). Poeta y traductor. Fue profesor de Literatura y lengua española en Queens College por más de 30 años.  Sus publicaciones en poesía sobrepasan los 40 títulos entre los que destacan: Padres y confesiones (1972), Por la libre (1973), Jarrón de abreviaturas (1980), Bajo este cien (1983), Trazas del lirondo (1992), La máquina ilimitada (1996), AAA1144 (1999), Rosa cúbica (2002), Ogi no mato (2006),  De donde oscilan los seres en sus proporciones (2007), JJJJ160 (2008),  Acta (2010) o Tokonoma (2011), entre otros. Su poesía ha sido traducida al inglés, hebreo, portugués, alemán y francés.

Ha recibido varias distinciones como el Premio Bienal Julio Tovar de Poesía (1974), la Beca Gubelkian y el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2013).