Por Roberto Contreras Soto*

Crédito de la foto (izq.) www.eldesconcierto.cl /

(der.) el autor

 

 

9+1 poemas de Pedazos de agua (2019),

de Roberto Contreras Soto

 

 

 

Manejar con simpleza la vida

como se unta un trozo de pan en una yema

Llevar en un vaso solo el agua de ese día

sin desgastarse en querer llamar

todas las cosas por su nombre.

 

 

*

 

 

Un niño explica a otro

qué es el rastro de un caracol

sobre la hierba.

 

 

*

 

 

Te levantas. Descorres la cortina. Calientas el café. Tomas unas uvas. Sales por la puerta trasera. Bordeas la leñera. Pillas un nido escondido de las gallinas. Notas cómo la escarcha se ha derretido. En la quebrada ves un ciruelo seco y piensas en el suicidio de un árbol. Es- cuchas un aleteo y supones que se trata de una perdiz. Sin motivo aparente recuerdas las palabras de Kenneth Rexroth, diciendo que había llegado a conocer mejor los poemas de Tu Fu que los suyos. Te dejas llevar y llegas a mediados del ’80 con tu hermano asombrados de que los gallos canten a cualquier hora del día. El graznar de los queltehues, te hace sentir un fluir por tus venas. Aún llevas una uva en tu mano. Algo anuncia que esto también pasará.

 

 

*

 

 

Rama impertinente

atraviesa el camino

golpea el parabrisas del auto

cuando voy por pescado a la caleta.

Esas mismas hojas de aromático eucaliptus

por la tarde acarician

mis brazos

mi pecho

mi cabeza

mis mejillas

mientras llevo hacia la pesebrera

a la yegua y su potrillo.

 

El poeta Roberto Contreras Soto

 

*

 

 

A la sombra del ciprés recoger guijarros

como joyas de un recuerdo futuro.

 

A la sombra del ciprés seguir el baile

de las ramas mecidas por el viento.

 

A la sombra del ciprés

sentir el crepitar de antiguas brasas.

 

A la sombra del ciprés

ver las cenizas barridas por la tarde.

 

 

*

 

 

El crujir de una manzana

al mascarla es un remedo

de todo lo que se quiebra.

Manzanas caen en el huerto

vida que se apaga

con un juntar de dientes.

 

 

*

 

 

Una ramita de poleo

impregna de infancia mis dedos

zumban las abejas.

 

 

*

 

 

El dolor

es un puente

que siempre cruzamos.

 

 

*

 

 

El que las palabras caigan como

piedras a un pozo no es señal de nada:

Ni un fracaso

Ni un logro

Es en esa quietud

donde las palabras dichas

pueden ser lo que son.

 

 

*

 

 

Contempla la vejez de la madera

pensando en sus propias astillas.

 

Remueve las brasas de una fogata

invocando a sus parientes muertos.

 

Consigue una noche interpretar

el lenguaje secreto de los pinos.

 

El río le dicta algunos nombres

que vienen a ofrecerle una esperanza.

 

 

 

 

 

*(Santiago de Chile-Chile, 1975). Poeta, profesor, escritor y editor. Estudió Lenguas y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Chile, recibió el título de docencia por la misma universidad y tiene postítulos en desarrollo cognitivo en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ejerció como profesor de aula por más de diez años, ha realizado publicaciones en diversos géneros (novela, poesía, crónicas, crítica literaria), además de haber sido colaborador, editor y director de revistas digitales, en La Calabaza del Diablo (1998-2005), Lanzallamas.org (2006-2010), Carcaj – LOM Ediciones (2010-2014) y editorial Zig-Zag desde el año 2015. Ha impartido charlas dentro y fuera del país en torno a sus proyectos y los soportes actuales de la literatura. Durante los últimos años se ha dedicado, exclusivamente, al estudio del proceso lector, las investigaciones en torno a las estrategias de lectura, los modelos para fomentar y difundir obras, principalmente, de la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ), realizando talleres y relatorías a lo largo de Chile.

Deja un comentario