Por Nicolás Letelier Saelzer*

Crédito de la foto (izq.) Lecturas Ed. /

(der.) El autor

 

 

7+1 poemas de Al sol invicto (2014),

de Nicolás Letelier

 

 

1.

 

De un golpe

un gesto

sonido

sostenemos una vida

primer plano extrapolado

aceite y maquina

uno por uno

alternamos realidad

realidad que estalla

realidad que estalla a todos

a casi todos

y al pensar en el presente

presentimos una pérdida

pérdida y explicación

tajada de vida

que ya sabíamos perdida

un pájaro voló

y ha vuelto

y ha cantado para los vivos

para que los vivos recojamos nuestros cuerpos.

 

 

2.

 

En cada molécula

glándula

sacro y fase

cansado y abstraído

atento

imagen tras imagen

imparable

en caída

infinito y solo

se desprende todo cuerpo

transfigurado

y el miedo

ajeno a toda belleza

realidad

tocó la barba

mi barba

barba de mi padre

y todo vuelve

todo vuelve al Sol

todo vuelve al lugar

todo vuelve al Sol invicto.

 

 

 

3.

 

Calificamos como exceso

arrebato

desviación

gracia

un lamento

soplo

y silencio

en el café

cada día

los mismos viejos de mierda

el leguleyo hediondo

el pelagatos desdentado

tremendo marginal

se arrima el gordo hijo de puta

hablan de cine

fumando

hemos comprendido la belleza

esa que es una

y se reúne con ella misma

y lo bello.

 

 

4.

 

Y el Dios fue derrocado por el Sol

moribundo

prometió volver

reencarnado

desmenuzado y reconstruido

hebra y cartílago

elocuente

encantador

reunido en un vistazo

despierto

contemplado

gravitatorio y robusto

transgredido y salvaje

el Dios sacrificó sus prejuicios

nacidos de la cobardía

abandonado

te observó tan bello

tan gracioso

tan de tantos

y el Dios dibujó una línea

sin saber a quién amar

ligero

compuso una pavana

bailando entre orquídeas se dejó caer

donde el Sol doraba los brotes del junquillo.

 

 

 

5.

 

Fuimos a la escuela

nos educamos

pero somos gente vulgar

en la batalla

sobre los tallos quemados

clavamos las cabezas

en picas alineadas

las cabezas de los hombres arriba

las cabezas de caballo abajo

la batalla duró toda la noche

gran parte de la madrugada

los nuevos

los viejos nos adelantamos a los hechos

aturdidos por los golpes

el sonido de las bombas

tomamos a los sacerdotes

no era necesario convertirlos

imposible tomar prisioneros

alegres

pero fatigados por el hambre

abrimos sus pechos

desmenuzamos sus caballos

miembro por miembro

inclinamos las cabezas

esperando llegar pronto a nuestras casas

besar a nuestros niños

en un improvisado templo

los clavamos trastornados

en picas alineadas

y todos mirando al sol.

 

 

 

6.

 

Hijo

ante tus ojos

se despliega brutalmente

el poder patronal

sin turbar tu alma

en esta sociedad de castas

las fosas comunes aguardan

tantos tontos útiles

acatar y obedecer

sin que desfallezca tu cuerpo

la imagen es sagrada

absoluta

hijo

mientras antes comprendas

el resentimiento se transa

después de la muerte

las heridas no curan

¿reconoces sus tierras?

el sol las ilumina

no temas y alégrate contemplando

la forma de mi ser.

 

 

7.

 

El Sol áureo ha recluido al invierno

y lo ha escondido en las entrañas de la tierra.

 

 

 

8.

 

Cuánto terror sobrevendrá

la trompeta esparciendo un sonido admirable

refutados los malditos

la tierra en penumbras

y el Sol

exhausto

en órbita

exhalará

un coro

último.

 

 

 

 

 

*(Santiago de Chile-Chile, 1980). Poeta. En la actualidad, se desempeña como librero en Santiago de Chile. Se encuentra trabajando en un tercer libro además de participar del dúo musical Encontraron Su Cabeza. Ha publicado en poesía Violencia barroca (2010) y Al sol invicto (2014).

Deja un comentario