Por Miguel Falquez-Certain*

Crédito de la foto www.jacksonheightspoetryfestival.wordpress.com

 

 

7 poemas en prosa,

 de Miguel Falquez-Certain

 

 

En este sentido el lector se halla ante un poeta clásico en grado de romper los esquemas, de violar la prosodia, de alterar la sintaxis y subvertir la norma. Por esto mismo unas veces alcanza los umbrales del hermetismo y lo sublime – por momentos incomprensible y nebuloso – y, otras, desborda la inmediatez expresiva y sonora del idioma – por momentos concreto y nítido. Además, porque casi siempre lo conceptual se complementa con el mito y la metáfora se yuxtapone a lo prosaico. [. . .] En suma, Falquez-Certain es un poeta de Occidente y de éste hace una instancia universal. Y en él, como se verifica en los grandes fundadores de la poesía moderna, inspiración y reflexión se transforman en imágenes sensibles que van más allá de la metáfora aislada, baladí y huera de cierta poesía postmoderna tan en boga hoy, sobre todo en las metrópolis ricas del Norte imperial.

Fabio Rodríguez Amaya

Università di Bergamo

 

 

Mañanayer es otra batalla ganada en la guerra contra la muerte, contra el silencio, contra el olvido. Reunir la obra poética de cuatro décadas y estructurarla como un “viaje en reversa” se constituye en un triunfo contra el fatalismo del tiempo, contra su unidireccionalidad. Al tiempo lineal, al tiempo de la guerra y de la muerte, se le contrapone un tiempo cíclico que promulga lo eterno. El viaje desde la rosa eterna, en el primer poema de la nueva colección, hasta la criatura en el acuario del viejísimo poema que la cierra, es un regreso al origen y una disolución del poder destructor del tiempo. Mañana y ayer, las dos palabras que se juntan, que aprisionan al silencio en su centro y lo destruyen, son una paradoja interminable que hace del tiempo un prisionero en la cuartilla. Esa palabra con aire de verbo intransitivo, como nevar, como llover, es una nueva refutación del tiempo en la eterna batalla entre lo temporal y lo eterno.

Gustavo Arango

State University of New York

 

 

7 poemas

 

 

El forastero

 

Wie, wenn ein Mensch sich nicht erinnern könnte, ob er immer 5 Finger, oder 2 Hände gehabt hat?

Würden wir ihn verstehen? Könnten wir sicher sein, daß wir ihn verstehen?

            Ludwig Wittgenstein

 

¿Conoces al otro? No tiene dos manos ni diez dedos pero vive con nosotros. ¿Te es tan difícil conocerle, tal vez amarle? Sus murmullos te perturban y no puedes comprenderle. Habla de mares y laderas pero no puedes ima­ginarlos; tus ojos se cierran tercamente. Sin embargo, su lenguaje es el tuyo y su olor te recuerda al de tu infancia: las acacias florecidas en un verano sin retorno. ¡Mírale! Es él, habitando entre nosotros. No le cierres tu tinglado; él comprende sin palabras sin recordar su diferencia. Esa mirada de soslayo sólo tergiversa el texto. ¡Ámale! Solamente tus latidos te permitirán comprenderle.

 

 

 

Benny

 

      On dirait que son phrasé accompagne au millimètre près les pas d’une danseuse étoile,

dont les pointes rebondiraient sur les tambours.

Gérard Arnaud

 

De tus ancestros yoruba y congo, de su palen­que de esclavos, del olor del melado viene tu son. Cuando saliste de Santa Isabel de las La­jas, con el giro de la tómbola sur­gió tu encru­cijada ― el salto a México y tu fusión con Dá­maso. Sus cobres seguían a Machito y tú en medio de ellos, con la boina hacia atrás bien enfundada dejando ver tus cabellos apretados, tu tez ca­nela, tu bigote perfec­tamente recor­tado, tu in­mensa sonrisa blanca, tus cejas arqueadas, tu traje de pachuco y el eterno habano en los labios, entonabas tus canciones como sólo tú has podido hacerlo: no importaba que las letras fueran anodinas, tu voz suave, precisa, forjaba fuegos artificiales con las emo­ciones y te bur­labas entre dientes, parodiando el mundo con humor, saltando entre la música, frenético, elástico como un mimo, vertiginoso y, sin embargo, controlado, tu voz sedosa de tenor en medio de la percusión afrocubana, “¿Y tú cómo estás? Encantado de la vida”, el mambo vol­viéndolas locas con la Banda Gigan­te, tus sílabas saltan, ex­plotan y retumban suave­mente en las notas que le siguen, Bárbaro del Ritmo, Benny, guaracheando con el bobo de la yuca, te vas p’al pueblo porque hoy es tu día, los cobres de Dámaso estableciendo un diálogo con tus timbres inauditos, salta Benny, brinca, gira como un trom­po, yoruba y congo cortando caña en el central, “No, Pérez Prado, que me provocas”, te vas echando un pie por el campo, moré-no único, cántame a la vida, baila en el guateque, Benny, gira, gira, gira con la guajira en el tam­bor, tu voz se lanza ebria re­pi­que­teando sobre los cueros, qué bárbara, Benny, vamos al vacilón, Benny, sigue para siempre con tu nota, Sonero Mayor.

 

(de Usurpaciones y deicidios)

 

 

Artes culinarias

 

El achiote cruje en la cocina expandiéndose en el aire. Hoy es sábado y estamos “muertos para el mundo”. Esos viernes tempestuosos que se alargan tercos en amaneceres turbios nos dejan exhaustos. Preparas un sancocho suculento en donde cada vitualla adquiere una individualidad marcada. Las entrañas de las aves y un paté criollo se degluten con un Marqués de Riscal. Las sartenes vuelan y caen por el suelo; te has quemado y la adrenalina te sube por los cielos. Pero ese olor a culantro y a cebolla pacifica tu intolerancia con los objetos.

Mis escritos han sido clisados en un país remoto. Escuchas sin mucha atención mis “textos” en donde un pensamiento trata de liberarse con la ayuda de un ensueño verbal. “No lo entiendo”, me dices al desgaire mientras muerdes delicadamente una yuca tierna, perfumada de esencias caribes. Trato de explicarte la razón de la anadiplosis, por qué trasunta el fervor de una existencia abandonada. Sin embargo, la yautía y el picante de la sopa nos despejan el olfato atolondrado, casi adormecido. El placer de un platón le da el mentís a cualquier derivación existencial.

 

 

 

Retorno al sabor

 

Los manuscritos rotos, el marco fraccionado cuestionando la verdad de la mentira, el sabor a fresón-con-nata de lo que desdice el decir contorneado de la fresa que saborea la mentira de un batido que reniega el contorno del sabor, que no lo dice y, sin embargo, explica “La cien” que contradice a Bobby y a Ricardo ― el sabor, las enmiendas de los años sesenta ― la emasculación de los decires, de las campanas tocando a tocsin.

No hay que cuestionar el crecimiento de los vellos desenfrenados, absurdos. ¿Acaso? Tal vez habría que regresar a Colombia y desmentir doce años de ausencia: “Pregúntales a todos si se enteraron”. El rey y la cruz resucitando del pasado adormecido. Es menester que decidamos.

 

 

Retos nocturnos

 

Un trazo de tus dedos deja rodar el carboncillo sobre la hoja jibia. Dos puntos ensañados crujen el papel. Poco a poco mi rostro surge irreverente, arrojando improperios como en los peores momentos de una juma negra: “Tonta, majadera”. Tus manos huesudas se desplazan por el papel con una agilidad de gacela. El reto de una lengua fenecida, o acaso exótica, hace que el corazón trepide en premoni­ciones triunfales. Pero tu labor minuciosa y rápida prosigue en el deambular de una noche enfebrecida y lúcida. Caminas sin descanso, abres libros como si se tratase de una pena de muerte. Yo camino y bebo y me río en el desorden hierático de unas imágenes televisivas mudas que saltan al compás de la “Missa Luba”. Es insaciable esta necesidad olfativa, este deseo abrasante de comprenderlo todo. Ex-librisescribes en las sortijas de mis cabellos dibujados y reposas. Es necesario que ahora hagamos el amor.

 

 

 

Palabras mayores

 

Y hay días en que nos olvidamos de amarnos. Las contumelias brotan de nuestros labios con venganza y la tristeza queda arrinconada en la cocina con el resto de los platos rotos. Teóricamente no entendemos la violencia, esa traílla de animales sintéticos que destripan las bue­nas intenciones. Entonces no es fácil volver a la ternura. El indulto reverbera lejano, inalcanzable en el oasis. Nos tornamos bazucas de desatinos e injurias y siempre hablamos de terminar. Se nos hacen hostigantes estas cuatro paredes inconclusas.

Súbitamente la película se congela y la adrenalina vuelve entonces a su ritmo pacífico. Y tú, voluntarioso, repleto de martingalas, te me acercas sonriente como si nada hubiese sucedido. Aquello de “maldito sea el día en que te conocí” hay que relegarlo al olvido; se trataba de tu plano kabuki aconsejándote el melodrama. Olvidar. Ah, tus artimañas de niño travieso crean idilios y charadas: dejas de ser enervante para morder la fruta de un nuevo desafío. Lejos quedan ya la truie, nuestras cerdulescas injurias. Mañana nos despertarán los cardenales.

 

 

 

Interior holandés

 

Otros días salta la vara rabdomántica: nos volvemos excesivamente tiernos. Jugamos con Mickey Joe traspasándonos en su crujir de oso los más elementales regocijos. Él nos mira impávido sin saber cómo reaccionar. Vicariamente nos desmadejamos en un déjame-estar goloso atiborrado de caricias y palabras dulces. Entonces miramos a la luna. Esta noche nos parece hermosa, pro­bablemente única. No se dan notas discordantes ante un hogar caldeado que nos recuerda aquellos hipocaustos romanos sobre los cuales alguna vez leímos juntos en la Enciclopedia británica. Probablemente creemos que desembocamos en un sueño en donde nuestras queridas mujeres nos ofrecen una vez más la seguridad de la infancia.

El elemí del baúl lo encontramos suntuoso; la yema del dedo se estremece al tocarlo. Todo se vislumbra hermoso, lleno de matices, como si estuviéramos de nuevo en los años sesenta bajo el influjo de un hongo mágico. Volvemos a abrazarnos y cuestionamos con deleite nuestro amor inconmensurable. Nos damos un beso antes de acostarnos.

 

(de Proemas en cámara ardiente en Instituto de escritores

latinoamericanos de Nueva York. Pre­­mio de poesía 1988 (1989)

 

 

 

 

*(Barranquilla-Colombia). Poeta, dramaturgo y traductor. Reside en Nueva York (EE. UU.) desde los años sesenta. Licenciado en Literatura hispánica y francesa por Hunter College (EE. UU.) y cursó el doctorado en Literatura comparada en New York University (EE. UU.). Se desempeña como traductor. Ha publicado en poesía Proemas en cámara ardiente (1988), Usurpaciones y deicidios (1997), Mañanayer (compilación, 2010), entre otros; y en narrativa Triacas (compilación, 2010).

5 Responses

  1. Armando

    el poema del Benny corresponde a esos textos
    ramplones relacionados a la cultura afrocubana.
    Trasiega y refriega todos los lugares comunes
    del músico negro popular , los llamados clichés.
    Tergiversa los reales componentes del son, para
    azucarar los emocionales mitos lucumí y congo-bantú. El poema adolece de una nimia profundidad
    psicológica sobre la figura del Benny.
    Es evidente que raídos datos enciclopédicos no son suficientes para llegar a la poesía Moré…

    Responder
    • Antonio Pico

      realmente el texto adolece de escandalosas
      incongruencias históricas musicales…
      jamás Machito tocó con Pérez Prado en México,
      Benny no usaba boina en México, esta corresponde
      a su etapa cubana de los cincuentas,
      la mayoría de los temas que cita no fueron grabados con la orquesta de Pérez Prado, sino con las orquestas de Mariano Mercerón y de Rafael de Paz, mucho antes de su etapa con Dámaso…

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.