Por Julio Prieto*

Crédito de la foto (izq.) www.su.se /

(der.) Ed. Amargord

 

 

7 poemas de Marruecos (2018),

de Julio Prieto

 

 

Acaba de caer uno (el humo) junto a mí: apático y escucha, un nítido cerco de polvo y grasa (y el segundo en vena que no salta): ni a tiros

 

 

*

 

 

Antes de caer se gira como si fuera a decir algo: se lleva la mano al cuello ocultando sus heridas, sus dos miradas, hasta que algo (hirsuto, un revuelo en la espesura) se enciende

 

 

*

 

 

Ratas. Ratas, dicen, en tanto que vienen más y más. En tanto que vienen, no ven la gracia de la rata, que tan fácil se mella, se va

 

 

*

 

Cómo explicarlo: es la luna otra vez. Había un semáforo, a la una o más de madrugada. Luna ninguna, llenando el cielo (sombras inciertas me persiguen mientras las nubes pasan, cinematográficas). Era como un ritmo borrado, sólo algo quedaba tembloroso en el paso del rojo al ámbar, en la calle desierta. De noche, cuadro de Hopper, una ley, pero no se veía bien: un eco o ruptura celeste, luna rasante por los tilos. Brisa de espacio, ráfagas –entonces me pongo los anteojos. Despacio, ya en verde, veo la línea: no escribo, pero puedo contener las ganas de sollozar

 

 

*

 

El marrueco, o merrueco, es una forma. No acabamos de comprenderlo: es una forma de comprender. Hay una textura, una especie de contusión. Caracolea, algo se mece entre el rizo y el grito. Presto a deshilacharse, finge lo perlado, posible origen de la abstracción (algo se deforma en cuanto se ve)

 

 

*

 

 

Es ciego, pero sus colmillos (al bostezar muestra tres dientes cariados) son de una precisión exquisita

 

 

*

 

Del castillo nada se sabe, se siente el frío en la piedra. Nadie sabe cómo llegó aquí, el ambiente es festivo. No es raro extraviarse. Más de una vez, buscando el pórtico de entrada, fui a parar al torreón más alto, donde sería mortal la caída. De ahí el dicho de los lugareños: salir es caer. En la torre de Muy hay que emplearse a fondo. El monje espera, y es delicada operación: hay que aferrarse a las gárgolas, clavar las uñas en los berruecos de granito, deslizarse por resbaladizas rampas. Luego se sigue por un desfiladero hasta el arco de los jenízaros. La migración por la espina (gratwanderung) al libre y abierto cielo. Hay que pensar rápido, la clave del equilibrio es no mirar el abismo. De vuelta en el festejo, saludamos a mucha gente. Hay muchos extraños, algunos conocidos. Los conocidos también son extraños. A veces se llega al estrado de dueñas: algunas inician vagas preguntas, ninguna nos recuerda, atrae o perturba. Hubo una guerra, por los corredores circulan fétidos miasmas. No es un castillo, es un país vacío

 

 

*

 

 

Ayer volvió a mí un lugar en el que nunca estuve fuera de mis sueños. Una fortaleza en ruinas: errores y ecos, palpitante blanco de una ciudad evaporada en la garganta. Un fin de tierra descendía gradualmente como una promesa de luz. La muralla está abierta, se puede recorrer, pero esta vez sólo pude recordar el camino, el aire claro y amargo, el nombre del país al que había que regresar –demasiada gente se agolpaba en las puertas. También los espacios pensados nos habitan –los lugares vividos queman el rastro de su invención

 

 

*

 

 

Ese pájaro que aletea en lo más oscuro del pecho – he de seguir su rastro o inventarlo en el vuelo de la mañana

 

 

 

 

 

*(Madrid-España, 1968). Poeta, profesor universitario, crítico literario y traductor. Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Nueva York (EE. UU.) y, actualmente, se desempeña como profesor de Literatura hispanoamericana en la Universidad de Potsdam. Desde 2006 reside en Berlín (Alemania). Ha publicado en poesía Sedemas (2008), Bilingües (2013), De masa menos (2013) y Marruecos (2018); en ensayo Desencuadernados: vanguardias excéntricas en el Río de la Plata (2002), De la sombrología: seis comienzos en busca de Macedonio Fernández (2010) y La escritura errante: ilegibilidad y políticas del estilo en Latinoamérica (2016), entre otros. Recientemente coeditó Poéticas del presente: perspectivas críticas sobre poesía hispánica contemporánea (junto con Ottmar Ette, 2016).

Deja un comentario