Por Andrés Ajens*

Crédito de la foto el autor

 

 

7 poemas de La huaca corriente.

poesía (peruana) extemporánea (inédito),

de Andrés Ajens

 

 

EN EL BOSQUE AURICULAR, destellos.

 

De la casa de la literatura a la casa del escritor

desierto alimón; la escritura, a diestra, te sopla:

es el mejor, yo misma corregí su última edición.

A la picantería todxs, salió y dijo lo que oyeron,

 

huaynos de barrios, sesquiáltero cuy, destellos.

 

[Lima, 19/20, 05,19]

 

 

 

TU CAMPAÑA DE LA BREÑA, patria

o muerte, sin

patria, sin muerte, desbroza

la rosa, hoy, de Ocopa:

 

la rosa sucia, nispa X nirqa, se lava en casa,

¿adónde vamos pues cada vez sino a casa?

 

Moras tú, pero, en la a que va y va

en nach y aun dos veces en casa.

 

[Ocopa/Huancayo, 14/15,05,19]

 

 

 

SON RETORNOS VIVOS, alas,

a la Concepción que emplaza

entrañables araucarias yendo a este otro nacimiento

 

camino a Jauja, sonrientes — son

desbreña tu venganza

o pasando y repasando, Huamachuco y Huaripampa,

repartido, desazón,

ya la expone, la depone, de tal (Arauco) invadiente.

 

Como chilenos de Cal-

fucura en Chilihue hay,

el rebrujo de los Andes, y tocayo de este aguayo,

saluda su cicatriz

 

(un balazo, ojo, me cegó,

te guiña por 1/2 instante)

 

antes de cruzar el abra corriente hacia la otra muerte.

 

[Concepción/Huánuco, 13/14 mayo, 19]

 

 

 

DEL ANTISUYO, muña

húmera — te vi volar,

 

golondrina ante el abismo

sobre el atador solar; antes

 

el Inca, de Soto, Cieza, los jesuitas

expulsos, Sucre, el brujo

tras las chilenas líneas, Sendero

practicando tiro en el atador y una tuna

jugosa ahí, inmemorial. Sólo más tarde

 

te oí silbar en el cielo apo-

sentando de Guamanga

 

el más extraño bello aire quechua

ayacuchano, alto suizo alemán.

 

[Ayacucho, 7/8.05.19]

 

 

 

YACANA NEGRIBLANCA, a mano

burilada, la súper

 

masiva palabra vuelta

oscura puntual comarca

 

llama:

 

manojo de cumbre lumbre, va-

cante, centaura yanamarca,

 

camina de cabeza

en medio de la llama.

 

[Cusco, 19.4.19]

 

 

 

LA HUACA EXTEMPORÁNEA

Hay un fotograma de X llamado La huaca extemporánea. El fotograma da a entrever una huaca que simula sujetar con la espalda (mas no sujeta nada) las piedras de un ushnu a punto de periclitar. Tiene los ojos un tris desbordados, la boca, entreabierta, y el rostro, un destello levemente sonriente. Este aspecto, o semiaspecto, retraza la huaca del porvenir (cf. J. Beasley-Murray, Vilcashuaman, 2010). Lo que llamamos porvenir fuera ese sonreír (blicklich, augenblicklich) por venir. Allende la ironía y la parodia, hoy, corriente, vuelve el rostro hacia ti.

 

[Lima; 19/20.5.19]

 

 

 

COrrIENDO destieRRa

 

en no se sabe qué últimos

pañales (ca. LX), av. Are-

 

quipa, cda. 23, 11 de 1 11.

 

[Trilce/Pirque; 25.5.19]

 

 

 

 

 

*(Concepción-Chile, 1961). Diplomado en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, actualmente participa del Programa de Indagaciones en Escrituras Americanas, de la UMCE, ex Pedagógico, en Santiago. Es co-editor de la revista de poesía Mar con soroche (Santiago / La Paz). Ha publicado, entre otros: La última carta de Rimbaud (1996), Más íntimas mistura (1998), No insista, carajo (2004), Con dado inescrito(2008), El entrevero (2009), La flor del extérmino (2011), Æ (2015), Bolivian Sea (2015) y Cúmulo lúcumo (2015).

 

Deja un comentario