Por: Horacio Benavides*

Crédito de la foto: Leidy Yulieth Montoya Aguirre

Selección de los poemas: Fredy Yezzed

 

 

 

7 poemas de Conversación a oscuras (2014),

de Horacio Benavides

 

 

 

TE METIERON en una bolsa negra

y te llevaron al monte

 

yo por entre los matorrales los seguí

 

Los hombres decían chistes

cavaban y reían

 

Cuando las cosas empezaron a calmar

fuimos al monte y te trajimos a la casa

para que no te sintieras solo, hermano

 

Ahora estás en el solar

 

A tu lado sembramos un ciruelo,

el que da las frutas que tanto te gustan

 

y todos los días lo regamos con agua

y con lágrimas

 

 

 

YO ME zambullía

en el agua clarísima

y veía abajo

entre las piedras

la moneda brillando

 

la tomaba y volvía

con el frescor del agua

chorreando por mi cuerpo

 

Después el río empezó a ponerse turbio

y cuando me tiraba

veía la moneda junto a un brazo

junto a una pierna

y a veces la moneda era un diente de plomo

en el fondo del agua

 

Y ya no me daban ganas de tirarme

y debía callar si quería conservar el pellejo

 

Y después el río empezó a ponerse oscuro

era un tren cargado de despojos

era el espejo negro de la muerte

 

Foto poeta de EFE Luis Eduardo Noriega

El poeta Horacio Benavides.
Crédito: EFE/Luis Eduardo Noriega

 

LA MUERTE me transformó

en escarabajo

y voy en esta noche incierta

rodando hacia mi casa

 

Espero llegar en la madrugada

con el canto de los gallos

 

Subiré las piedras del patio

me asomaré a la cocina

y podré ver

el humo del café,

las manos de mi madre

más hermosas que pájaros

sobre el fulgor de la candela

 

Y mi oído

afinado por la sombra

escuchará el resoplido de los caballos afuera

las voces con un dejo de sueño de los peones

y los pasos recios de mi padre

preparándose para enfrentar el día

 

 Libro Conversación a oscuras

 

ESTE arroyo

corre

y se apresura

sabe que

más abajo

tocará a Raquel

Encañonado

en la guadua

saltará sobre ella

acariciará sus senos

besará su ombligo

y su sexo

y querrá quedarse

pero su destino

es correr

Y más abajo

se volverá quebrada

y correrá con más prisa

entre las piedras

Y se volverá río luego

y querrá enredarse

en las piernas de las bañistas

que reirán con sus cosquillas

Y más lejos

bajará lento

como en un sueño

tocará a los muertos

y cargará con ellos

 

 

 

“DOS VIDAS tiene el amor

la una parece cierta

la otra puro soñar”

 

—¿Quién canta en estas soledades?

 

—Canta

en el patio de su casa

sentada en un taburete de cuero

Juana Iles

 

—Me parece haberla oído antes

en algún lugar que no recuerdo

 

—Es tu bisabuela

y la seguirás oyendo

 

su voz canta en tu alma

 

32735_153546_1

 

CATORCE mulas muertas en el camino

y estos indios sucios

susurrando palabras que no entiendo

 

Yo también sería una mula muerta

si no fuera por el metal lejano

con el que caliento mis huesos

 

Mis pocos hombres

zarandeados por el paludismo,

el silbido de sus vidas atado a una quimera

 

¿Volveremos a España con sólo las manos

para tapar nuestras miserias?

 

 

 

GIRAN los niños

en torno a la lámpara

sobre la hierba blanca del patio

 

“Que pase el rey

que ha de pasar…”

 

Y quien pasa es el tiempo

sobre ellos

perdidos en la ronda

 

Como una mano helada

el canto de la lechuza

el grito de un hombre

en el filo de la montaña

 

Pronto la oscuridad

se comerá la lámpara

 

y la casa será

una más

entre tantas estrellas

 

 

 

 

 

*(Bolívar, Colombia – 1949). Obra poética: Orígenes, Las cosas perdidas, Agua de la orilla, Sombra de agua, La aldea desvelada, De una a otra montaña, La serena hierba (antología), Como acabados de salir del diluvio (antología), Sin razón florecer, Todo lugar para el desencuentro. Ha publicado también los libros de adivinanzas: Agua pasó por aquí, y Ábrete grano pequeño. Premios Sin razón florecer (Premio Nacional de Poesía, 2001), Todo lugar para el desencuentro (Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus, 2005), La serena hierba (Premio Nacional de Poesía, 2013).

2 Responses

Deja un comentario