Por Valeria Sandi*

Crédito de la foto (izq.) Ed. Andesgraund /

(der.) la autora

 

 

5 poemas de Rincón de lluvia (2019),

de Valeria Sandi

 

 

 

Rincón de lluvia

 

Hoy

……….se abre

………………….gatillando sombras

el telón de la noche

en nuestro cuerpo

se acerca la sentencia

de fondo un árbol.

 

Los recuerdos

se derraman

…..…..en tajos

La mirada

se nos puebla

de fosas.

 

Sin hilván

la memoria cae

nos volvemos

…….tierra blanda

con el rostro perdido.

 

Llegada la sentencia

desde nuestra

nítida oscuridad

pedimos al tiempo

…….como juez de luto

un rincón de lluvia

como última patria.

 

La poeta Valeria Sandi leyendo

 

La vela

 

Es de noche

cuando

la carne oscurece

y el incienso

lleva en su humo

el olor

a lágrimas

por toda la casa.

 

Colgada

la mañana

…..…..el sueño

se ausenta

partidas mis uñas

crujen maderas.

Mojadas

mis manos

para encender la vela.

 

 

A la orilla

cae el cuerpo

entra

el desvelo.

 

Salado retorno

del incienso

a mi almohada

tiene tapiz

de sombra

mi pared

y a éste cuarto

sólo

llega la noche.

 

 

 

Mirada

 

He mirado tanto que se me nota la vida

He llorado tan hondo que se me nota la muerte.

Leda Valladares

 

Son los ojos

contenidas voces

mojado arraigo

haciendo temblar

………..las palomas

de nuestra copa.

 

Desde ellos

vuelve

el ombligo del mundo

en cadencia

…….de tambores

lloviendo

cuesta abajo

la nostalgia.

 

Mis pupilas navegan

buscando

…………..……..las tuyas

desde la hendija se ve

la mirada que un día fuimos

Es destino el recordar

dónde

me abriste el amanecer

para una vida juntos

Es destino el mirar

dónde

me encuentro

goteando esta muerte.

 

 

Oración a la lluvia

 

No importa

cuanta sal

agregues al cielo

formando una cruz

y repitas

“Agua

vete de aquí”.

 

No importa

cuánto incienso

enciendas

cerca de tu almohada

sí desde tu centro

el dolor

……cae en gotas.

 

Conozco

los que exprimen

las toallas

repitiendo

“Regresa

por donde viniste

Agua

no atormentes

más con tu presencia”.

 

Hoy

me niego

a creer

en la oración

certera

en el ritual

secando lluvias

si las gotas

viven sobre nosotros

nos marcaron

desde nuestra infancia.

 

Su atmósfera húmeda

nos habita la mirada.

La noche

se completa

con el torrente

de sus aguas.

Nadie

debería

escaparse

de su reflejo

nadie

debería huir

de la lluvia

diluvio que agita nuestra vida

hace crecer

nuevos frutos

salva hombres

con su seco dolor.

 

Deberíamos invertir

los rituales de la cruz

entregar

nuestro daño

a sus aguas

lavar nuestras heridas.

 

Esta vez

invoco más lluvia

ya clavé mis cuchillos

…….colgué las tijeras

tendí mi sombra.

 

arrojé

todas mis cenizas al cielo.

 

 

 

Raíz de cenizas

 

De tus pulmones

no estallarán

los primeros gritos

de albedrío

no habrá matrona

que contenga este pulso

susurrando

¡Es mujer!

 

No llegarás a mi regazo

como el fruto

…….de nuestros países

del rojo en común

no bordaremos

una bandera nueva

para tu abrigo.

 

La ira de la menstruación

me abrirá los meses

con cada dolor

……………………..sonarán las campanas

caerá mi fertilidad.

 

Contaré

desde el patio

las aves colgadas

por cada cuento

que no llegó

a tus oídos.

 

No existirán domingos

para llevarte

…………..a descubrir colores

en los títeres del tío Juan.

 

No te soplaré

las pesadillas

ni te obligaré a comer

las lentejas

de la abuela.

 

No jugarás

en la Convención

de frases

ni se calentarán tus días

en la Santa Cruz.

 

No sabes

cuántos vestuarios

tuve que habitar

para esconder

la tristeza.

 

No tendrás

adolescencia

Ni me dirás

¡Mamá!

“El Derecho

pone a prueba

la rectitud de las consciencias”

Pero

La antropología

es el conocimiento

de nuestra humanidad”.

 

No te dirán

tienes la vena poética

de tus padres

ni nos prepararás

fiesta sorpresa

en nuestro                      cumpleaños.

 

Abril de lluvias

¿Florecerá de noche?

no lo veré, no lo verás

de herencia

no tendrás mis ojos

la nostalgia

………de un amor

se lo comió a pedazos.

 

Desde allá

se me parte la raíz

me crece

…….la sombra.

 

Disculpa

el temblor

de mis años            llega

se derrama

nuestro sueño.

Ahora

te llevo

siendo un deseo

seco

en la garganta

desde

dónde voy

…….tosiendo

todo

…….lo que no serás.

 

 

 

 

 

*(Santa Cruz-Bolivia, 1991). Poeta, productora cultural, narradora y abogada. Forma parte del taller permanente poetangas dirigido por Gustavo Cárdenas. Desde enero de 2019, forma parte del equipo editorial de ediciones Andesgraund sección Bolivia. Ha publicado en poesía Ambidiestros (junto a Quincho Terrazas, 2014), La luna lleva sal (2016), La luna lleva sal (2018) y . Participó en el libro de poesía El tiempo está después (2016) y cuento breve Ilusión Líquida (2016).

Deja un comentario