Por Amanda Durán*

Crédito e la foto (izq.) Ed. Atazor /

(der.) la autora

 

 

 

5 poemas de Nudo / Trilogía Ovulada-Antro

-La Belleza (2019),

de Amanda Durán

 

(primer deseo)

 

La niña que no soy

que nunca amo a su padre

y finge

 

gemidos falsos

y falsos

a ras de hambre

o muerte

 

 

asqueada en esa falda húmeda

la esquina de la piel

la madre

que no está ni estuvo

nunca

 

y se toca

 

hijos

deshojando como mugre

la herencia de un deseo muerto

muertos

amando como hijos

deseos como padres

padres

que no

deshonrarás

La poeta Amanda Durán

todas

las ventanas de todos los vecinos del mundo

cerradas

 

A esa casa

corren epitafios como cucarachas

sobretodo por que el sol no cabe en las ventanas

o lo asusta mi gato

 

he visto a mi padre muerto

tantas veces

y he visto a mi hermana.

 

Mi madre dibuja hijos en los techos de estas tumbas

(olvidó pintar al gato)

-la atraviesan tres funerales gruesos

y una toga-

 

Mi esquina de la casa de cuclillas

tiene olor a muñequita nueva

el resto de la casa huele a semen.

 

Mi padre se atraviesa

en mi cama,

apareces.

 

Habitamos lejos de esa casa triste

por si el amor se asquea

dejamos al gato

y dejamos las babas del mar

por si el amor no vuelve

vamos,

enganchados del hígado.

 

La casa se sacude de vergüenza

le sobran vidrios rotos

o naufragios.

(nos quitamos al gato

y las babas

las quitamos)

mi madre pinta hijos como bestias,

¿vamos?

 

Llevamos de un asomo las carrozas,

las piezas de la casa, los abuelos.

Inventamos al amor como demonios;

Como demonios lo hacemos.

 

    En la casa otra vez un padre muerto.

 

 

He intentado no amar después de muertos

 

He intentado no amar después de muertos

 

He intentado no amar después de muertos

 

 

 

(apareces)

 

 

 

Mi madre y mi padre no se conocieron

 

Ella traga sus testículos en un vaso de agua

o sangre.

 

Rememora,

viejos tiempos de mierda.

 

Rotunda, como un funeral:

el ultimo hijo que le arrancaron

le da un beso en la espalda.

Los miedos se acomodan

 

A esta orilla despiertas

con un puntapié de lengua o carne

todas las mañanas

 queda

nuestra pobreza

cansada y estilando

de mis pechugas gordas

o tiernas

comiéndose el invierno

a mordiscos.

 

Tu voz

ronca monstruo

murmura tintas en mi pelo

 

y un bigote gime como niña

colgado de moho o leche.

 

Acumulados

furiosos

nosotros

llenamos

con todos los rincones del mundo

un peligro tarde o tierno

 

el pus de tus manos en mis piernas.

 

 

 

Construí un muro con los restos

 

construí un muro con los restos de mis hermanos,

oriné en la primera piedra

para que no se sintieran solos,

bajo la lluvia

se mojan los huesos y los labios,

pero nada envejece.

 

 

 

 

 

*(Chile, 1982). Actualmente vive en Lima (Perú). A los doce años publica su primer libro con prólogo de Nicanor Parra. Ha participado en diversas antologías que reúnen la poesía de su generación en Chile y España. Ha publicado en poesía «Zona primavera» (1994), «Ovulada» (2007, 2008 y 2019), «Antro» (2010), «La Belleza» (2017), «La Vi llegar del Rock» (Disco de blues con su poesía, también en Spotify, 2018) y «Nudo / Trilogía Ovulada-Antro-La Belleza» (2019).

 

Deja un comentario