Por Corina Maruzza*

Selección por Reynaldo Jiménez

Crédito de la foto (izq.) Juana Ramírez Ed. /

(der.) Caro García Vautier

 

 

Ante nuestros ojos y nuestros oídos, Mar de Interama convoca a una nueva y poética configuración de las aguas, tanto en sus posibilidades simbólicas como en las fuerzas de la experiencia —esa experiencia del poeta que vislumbra Agamben: texto donde el sujeto crea su propia habla para apresar los objetos.

Interama, la torre que se yergue en los confines de la ciudad porteña y que fue señal de un legendario parque de juegos, ya perdido su uso vuelve como construcción poética en faro y punto de avistaje.

Y así el mar a sus pies, que recorre toda la obra, zigzaguea entre el plano real y el alegórico. Es lugar donde entrar o materia con la que rodearse –menos objeto contemplado que elemento que envuelve o en el que se ingresa–, o metáfora para ficticio panorama desde la torre.

 

Liliana Ponce

(de De la materia y los signos del mar, Posfacio)

 

 

 

El mensaje sobrevuela, moja. Son compañía peligro y reflejo: el punto muerto y la mirada: el camuflaje de la vida: el chapuzón en la nada: el nadar.

Hay una casa fuera de la poesía: casa real con vista a una espada, al edificio. (…)

Hay una casa dentro de la poesía, una casa en verdad deshecha. La intemperie es promesa. Interama, el Parque de la ciudad, la espada de Excalibur.  (…)

Corina Maruzza nos invita a sacar la espada de la piedra de la escala. No se trata de una prueba de fuerza, se trata de un decir en voz alta, si es dicha no es nada de lo que se pueda volver, ni abandonar.

 

Martín Barea Mattos

(de Mar de Interama de Corina Maruzza, Posfacio)

 

La poeta Corina Maruzza., leyendo.

 

5 poemas de Mar de Interama (2020),

de Corina Maruzza

Nadar en la rompiente

 

Las aguas como lonjas de una piel infinita.

Héctor Viel Temperley

 

 

todo rosa

el aire cubre el agua

la vista en la corriente

 

la piel sube

y se escurre

versátil

mejillas alternadas

con trapecios

los pies se entrelazan

archipiélagos

si las plantas

o las palmas

 

del trance queda una memoria

se agitan los cardúmenes

sólo toca deslizarme ahora

 

todo roza

 

ruidoso afluente interno

canales abisales de mi alma

 

 

 

Atardece amanece

 

 

donde veo

es claro

celeste

y preciso

 

 nadar contrae la corriente

invierte

intercepta

interviene

 

la corteza de la tierra

en la oscuridad

los rayos

 

por dentro

perpendiculares

marcan con agua el oleaje 

en otra parte

 

y el aire en la boca

impulsa

el giro de la tierra

 

 

 

Asomo

 

alegoría

vidrio adentro hacia afuera

mezcla imagen

obsolescencia

 

entretanto la mirada

la miríada

 

asimilado al traspié

traspaso

el tiempo 

se engendra

a cada cambio de vereda

a su pie

cesa

 

haz ennochecido

recuerdo  

partícula de niebla

nóctula

 

Mapa

 

distancia sostenida

a cuestas

presumimos

sometidos

a ella

 

dame el aura de tu mar que alivia

 

prédica

prismática

previsibilidad

aplaca la plétora

vacía los platos

vacía los ojos

las manos

garras

 

corramos

 

quiero infiltrarte de olvido

desacostumbrarnos

 

lupa por lupa

sobre lucidez

¿qué te trae por las trampas?

¿qué oscuro ultramar a galope continuo?

 

recuerdo una radiación

aquella vez antípoda

saxífraga

cáscara

después

 

astrolabio

sobre el viento

detiene el mundo

hagámonos un nudo

dejémonos de sed

 

 

Mar funeral

 

 

sobre ripio está

la costa te fuimos a llevar

ahora nada

 

de día mariposa nocturna

impregna paredes capullo de coral

 

lo preciso insinúa la falta que nos cala 

 

cómo hicimos para ir juntos

 quién eras para todos los demás

quién es nosotros 

 

sobre los acantilados la casa se nos cae

 

mármol hierve entre las olas

aúna la distancia que nos une

aún después de años temporales

 

no se hunde

 

 

al fin tuviste un nombre

 

 

tus únicos zapatos

cuánto duran

 

 

 

 

 

*(Temperley-Argentina, 1979). Poeta. Ha publicado en poesía las plaquetas Oráculo de Orión, Galope sobre la vértebra del mar (2015) y Sobre la proa (2016), y Haz el caballo (parte de la antología Necesidad y Urgencia, 2016); y Mar de Interama (2020).

 

Deja un comentario