Por Blanca Lema*

Crédito de la foto Ed. Mansalva

 

 

5 poemas de Estrellas y trotyl (2017),

de Blanca Lema

 

 

Alicia N°5

 

Detrás del ropero.

A un centímetro, o un kilómetro.

Detrás o delante de cualquier cosa…

 

Una mujer se levanta de noche

para ponerse perfume.

 

Ella es mi desafío matemático.

 

¿Dónde estaré yo en ese momento?

 

 

 

Estrellas y Trotyl

 

EY EY…………………..¡eeeY!

 

¿Por qué me salvaste, si igual me morí?

 

Como la lata de Pepsi

Después del derrumbe.

Igual me morí!

 

Me morí ayer, cuando estalló la palmera

y vació de música el corazón de las cosas.

 

Y me moriré mañana cuando te deje solo

atacado a mordiscos por el televisor.

 

¡¡EEEEyyyy, Ruf, ruf, RUf, rrrrrufff!!!

 

¡¿Por qué me salvaste

si igual me morí?!

 

Sin que nunca nadie nos dijera nada

esto fue así:

 

Sangre, piel, estrellas,

y… Trotyl.

 

La poeta Blanca Lema

 

Cinco huevos en la tarde

 

¡No me pidas que no lo haga

porque lo voy a volver a hacer!

 

¡Necesi-tó!

 

La Gillette que corta el plan.

La consistencia filosa de mi propio traidor.

 

¡Ahhhngg!

 

Tengo un agujero veloz

como el que deja el disparo de una rosa.

 

Soy la rosa vacía

La rosa vaciada en mí.

 

¡Rooouse!

¡Hija!… ¿Comiste?

 

 

 

Sit down!

In London.

 

In London me desvestí

y una taza de té rojo

puso un sombrero que me queda bien.

 

Soy un juglar espantoso

la prueba de que la belleza es el cadalzo

 

El mundo lastimado convive conmigo.

No lo recomiendo, no me recomiendo.

Ya fui.

 

Si dijera algo, diría: ¡hazlo ya!

pero se parece a una publicidad.

 

Iré a leer viejos poemas en nuevos jardines

In London.

 

Oh! Yeh, yeh, yeh!…

Esas flores.

 

 

Help me!

 

No es al él, no es a ella,

es a mí. Es mi turno.

 

Help me!

 

Una bailarina y una vieja viajan

por dentro de mis placares

sintiéndose súper novas

 

¿Las ves? Sufren con lujuria.

 

No saben dónde van

pero no dejan de cambiarse de ropa.

 

Un, dos… tres. ¡Pirouette!

Tanta rapidez, tantas buenas negociaciones

con la muerte.

 

Nada las detiene.

Son adictas al imán de los espejos

y a los rostros que han quedado pegados sobre él.

 

Rostros que están felices unos segundos

y luego mueren asfixiados por la misma mano

que los buscó.

 

Cuánto abuso, ¡la experiencia!

mucha gente, muchos bastidores…

 

y ese pensamiento deshilvanado

que queda temblando como un gorrión que no sabe salir.

 

Help me!

 

 

 

 

 

*(Buenos Aires-Argentina). Poeta, novelista, guionista de cine y performer de poesía y danza butoh. Ha publicado ensayos en Plebella y otras revistas culturales. En la actualidad, trabaja como asesora e investigadora en innovación creativa para empresas y directores de cine independiente. Ha publicado en poesía La Rosquilla, o mejunje degenerado de poemas paranoicos, Poemas de la Tristeza Violeta, Aparición; las novelas Taper Ware y Contradanza; y las obras de teatro La tela agujereada y Los orinadores.

 

Deja un comentario