Por: León Félix Batista

Crédito de la foto: Ed. Libros de viento y borra

 

 

5 poemas de Duro de leer (2016),

de León Félix Batista

 

 

                             conversación en tiempo de bolero

                             Traspones el umbral mesándote una sien y por
                             tercera acción elogiar el arabesco de
                             su bata de batista. Descifras allá atrás aquel bolero rancio
                             como supervivencia del abismo medieval. Inestable
                             de ver negro, su debacle de matices, mixturas en un
                             vaso quebraduras de agua helada y  espesor de un
                             carburante; reclinas la cabeza. La observas
                             prolongando a brochazos el fulgor: la quemazón
                             del bosque, la desaparición (extraña) del sentido en
                             favor del sinsentido y en gruesos astillones, por
                             afán calefactor.

 

 

 

                             es la última farra de mi vida

                             Supón que lo aniquilan registros de saudades, y que
                             puede (con un disco) remediarlas (en cierto bar de
                             Brooklyn en pino de Oklahoma): esferas como
                             aquella mixtura la ciudad, materia de un orate y
                             extravío. Y que ves cómo resalta (el resorte que tú
                             eres) contra el cielo raso recto, por sus tonos
                             intangibles; y que luego se rasura, solicita su
                             calzado, tantea las urdimbres y radio de su
                             miembro. Entonces dale elipsis, describe su
                             derrumbe. Habrá quien paute el coágulo que deje.

 

 

 

                             casi casi salaz

                             Una noche tumultuosa. Callejón de bajos
                             fondos. Como al raspar los líquenes frenéticos
                             de un muro las fachadas de la historia toman
                             cuerpo en el estrago. Lo claro se degrada y (en
                             tránsito) va urdiendo interminables caracteres.
                             Resulta que es otoño, aquí, en terreno nulo, y
                             del riego labio a labio no restan incidentes
                             (salvo el éxtasis que, rápido, amenaza
                             derramar). La extremidad se esboza como 
                             plástico artificio eslabonando el cuello. Vocablo
                             impenetrable, asociación verbal obscena: sin
                             pensar invento bálsamos –su fundamentación–
                             que mi víctima desmiente uno por uno. Pero
                             todo se derrama podrido entre el marasmo y
                             aceptado en su fermento. Atravieso inanimado
                             (hematoma) por la anécdota, como residuo
                             sólido en su río a la cloaca.

 

 13549063_618671571642109_1975820188_o

 

                             libamen

                             Ingieres ligereza con tus zapatos suecos. El tiempo
                             desmantelas entre lo indeterminado. Tu vínculo al
                             instinto, con otra latitud, lo debes a la yerba y al
                             núcleo de un temblor. El tramo de la recta (lo
                             “siempre indefinido”) conjura tu vacío con signos
                             diminutos: cocuyos, anatemas, y rachas de
                             automóviles a cuyo raudo fósforo estiras hasta el
                             fondo los cantos del vestido. Lomo a lomo contra
                             el árbol extirpas un espejo, después el ademán
                             retrógrado de un lápiz engendra los eclipses –el
                             rímel se agostó. Por enésima ocasión la vulgar
                             anacronía y tu asfixia con la baba: qué denso el
                             pensamiento. La sombra de un cliente, la mano con
                             puñal, deslíen tu monólogo. La vida es malabar en
                             el aro de un esfínter.

 

                                                          Para Plinio Chahín, que me ha                                                                                        dado el personaje

 

 

 

                             en mis días de quimera

                             Escucho bocanadas, misivas de Albanyá: materia
                             prima enferma y hasta en código aberrante.
                             Repaso, silbo sílabas: regreso de leer, y así padezco
                             el golpe que me decapitara. Todo tiempo es
                             esqueleto, repite, putrefacto, como descarga ruda
                             de yeso de las vísceras: que liquen era el viento
                             profano de noviembre tratando de incendiar con
                             droga los retablos. Otorgo la razón: ya no se
                             reproduce la carne-maniquí. Y aquí su umbral
                             descansa.

 

Deja un comentario