Por Eugenia Straccali*

Crédito de la foto (izq.) Ed. Prueba de Galera /

(der.) facebook de la autora

 

 

5 fragmentos de ¿Por qué no hablan las sirenas? (2019),

de Eugenia Straccali

 

 

retorna

en el ojo del huracán

por eso sobreviene la condena

depresiva o melancólica del yo

canto del útero vacío.

Nuestras madres adolescentes

obscenas

diablas

nos despojaron de alimento

muy tempranamente,

no tenemos cobijo en la inmensidad

luz abierta

a los cataclismos

y a los despojos

que quedan en la playa:

basura, restos

esqueletos quebrados

cuerpos aplastados en

su propia trampa.

 

Nosotras miramos

yo miro

este lugar táctil

que los captura

los fija y los desfigura.

Son cadáveres de hombres enmarañados

una sirena no habla

los contempla

se le adhieren a la mirada

se tornan pegajosos para ella

vidente              hembra            vidente.

 

La poeta Eugenia Straccali.

 

(…)

En esta cama de roca tendida

cerca de algún naufragio

seguramente están ellas saboreando la carne

ofendidas

tienen una fuente de angustia exorbitante

y sus colas brillan en la noche.

¡Cuidado!

Gritaron sus cabezas

y van por vos.

 

Aunque haya estado en tu boca

y te despiertes exhausto

por el reloj que señala

tu trabajo diurno, estoy

sepultada por vos tengo pulso

sin respirar llego al

 

infierno. No

 

No me creas nunca.

 

 

 

(…)

Tengo un canto imperfecto

canto siempre venidero.

¿Cuál era ese lugar?

donde sólo era posible desaparecer,

porque la música,

en esa región de fuente y

origen, se disipó más

completamente

que en ningún otro lugar del mundo:

dónde están los cisnes negros

que duermen sobre las olas pálidas.

 

 

Allí, con los oídos

tapados zozobran los vivos,

y allí las sirenas

cristalinas resplandecemos.

 

Ninguno se anima a mirar.

 

…………….(Sacate los ojos de una

…………….vez dejame ciega de

…………….tu voz)

 

 

Hay un concierto en el mar (Tadeusz

 

Kantor) sinfonía agónica.

 

 

(…)

poesía

no hay huída

un abrazo vuelve

Iemanjá desplegó el viento

desplazó el miedo

llamada

se abren las ventanas         fluyen las mareas

 

No hay dolor, estás retrocediendo

 

un distante barco de humo          en el horizonte

estás viniendo solo a través de las olas

tus labios se están moviendo,

pero no puedo oír lo que dicen

 

estoy sumergida en aguas profundas

 

 

………queda el amor

 

 

 

 

 

*(La Plata-Argentina, 1970). Poeta, actriz, dramaturga y crítica de poesía. Licenciada en Letras por la Universidad Nacional de La Plata (Argentina). En la actualidad se desempeña como profesora de Teoría literaria e investigadora en el Centro de estudios de Teoría y crítica Literaria de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en la misma universidad; y trabaja en su tesis doctoral «Experiencia e imagen en la poética de Raúl González Tuñón». Es coordinadora del “Atlas de la poesía argentina I” (2017) y del “Atlas de la poesía argentina II” (2019); así como de la “Antología de la Poesía Federal de la provincia de Buenos Aires” (2019). Ha publicado en poesía “Abismadas” (2016), “Ninfas (no musas)” (2017), “¿Por qué no hablan las sirenas?” (2019) y “El abecedario de los árboles” (2018); y en obras de dramaturgia “Electra, ¿es posible matar a un muerto?” (2010) y “Antígona, ningún dios respira por el mundo” (inédito).

Deja un comentario