Por Romina Freschi*

Crédito de la foto Ed. Modesto Rimba

 

 

3 poemas de Soslayo (2018),

de Romina Freschi

 

 

Una gran bruma de trastos y procesos

y elementos otros que flotan aun

en su pesadez, son arrastrados

por ella y en el medio

móvil, entrometida, articulada

voy buscando.

 

Porque es una bruma, a fin de cuentas

su gordura o su contundencia

no le han quitado

entidad.

 

La opacidad de lo concreto

no impide

mi aéreo deslizar, sobre o bajo

un agua que a pesar de su pesar

es limpia.

 

Esto es la liviandad, entonces

soportar lo pesado

chocar con la bruma

de los obstáculos.

 

Esto es la limpieza, entonces

una tranquilidad, una pieza

independiente, a su propia velocidad

en la velocidad de los otros.

 

Qué gastado este surf

qué incorporado

la batalla del avance

ocurre casi

sin batallar

 

La cintura que fluye

el hombro que está rotando

el pie como una aleta

nadan al fin

fabrican el paso

a fin de cuentas

y al cabo

con cierta gracia que crece

no se oxida.

 

 

 

El Dique

 

No, es la pequeña grieta

la que destruye el paisaje

 

amenaza

 

una represa bien construida

el peso pesado en los pies

esa luz de mentira quiebra

el equilibrio

seduce al miedo y lo reinstala

 

soberano

 

ya no escucho los pájaros

no disfruto el retozar de los animales

tampoco me enorgullece la aldea

que florece alrededor de los canales ordenados

 

es la grieta la que produce

esa luz que me encandila

morada

luz del miedo

 

la ruptura

 

esa falla

constante a pesar del mantenimiento

horada mi sueño

como la falta de afecto

emite un gritito agudo, constante

una náusea

 

marea

 

y me arrastra

el torrente no liberado

por el dique que aguanta

sostiene, resiste

 

ahogada por ese flujo desierto

repleto de hálitos, pedos

ola de infancia

que me aplasta

me abate

mi gran batalla de ciega

nadadora en el aire

me choco

con la pared de mi dique

concreto

 

inquebrantable.

 

aosla

 

Zercalo

 

Pulvericé el espejo

polvo y lluvia sobre él

imagen cuasi navideña

en la pura masa

las manos

hablan

poco ruido

muchas nueces

entre nosotros

no te conozco

No he dejado de mirarme

al espejo

hay dibujos

hay películas

films de mugre

desgastes varios

que sostienen una imagen variable

como el tiempo

una imagen

clima

oleaje

atmósfera

un aire a vos

actor

el pasado nos obliga a formar hileras

el futuro las rebana en el presente de la previsión

una preventa más

fuerza a seguir viviendo como antes

confirmar la previsión

con angustia

Vuelve a formarse el espejo

a mirarme allí otra vez

a darme respuestas

llenas

de precaución

a cada rato

me tienta

sus escenarios parecen cada vez más cómicos

su insistencia los esclaviza como patrones

y se repiten y se repiten y se repiten

y lo rompo y lo rompo y lo rompo

oráculo

objeto mágico al fin

doble faz aparente

de la mera multiplicidad:

ah ora

y el ahora que viene.

 

 

 

 

*(Argentina). Reside en Buenos Aires-Argentina. Se desempeña como docente de escritura y literatura en ámbitos universitarios y de creación. Fundó y dirigió la revista de poesía y crítica Plebella y en 2013 compiló ensayos, poemas e ilustraciones de la revista para la antología publicada por editorial Eudeba. Ha publicado en poesía Redondel (1998), Estremezcales (2000), El-pE-Yo (2003), Marea de Aceite de Ballenas (2012), Juntas (2014), Libro Có(s)mico (2015), Eco del Parque (2016), Todas Cuerdas (2017), Soslayo (2018), entre otros.

Deja un comentario