Vallejo & Co. presenta a continuación tres poemas del poemario Los dientes del reloj (2008) de Raúl Campoy, el mismo que ha sido reeditado en versión digital este 2015 por la ed. Tigres de papel. Quienes quieran continuar leyendo la versión digital, sólo deben acceder al siguiente link: www.tigresdepapel.es/producto/los-dientes-del-reloj/

 

Por: Raúl Campoy Guillén*

Crédito de la foto: Ed. Tigres de papel

 

 

3 poemas de Los dientes del reloj (2015),

de Raúl Campoy Guillén

 

 

tornillo

 

                           Sin timbres

 

 

            Vamos a pensarnos padre.

            Vamos a reírnos de los ojos que todo lo quieren reunir.

            Has visto el almendro?

            Mira su pueblo de corolas.

            Allí está mi nervio primero.

            Hemos llorado:

                                            no debemos.

            Las nubes nos hacen sombra y el aire muerde nuestras mañanas.

            No estés triste padre.

            Yo te miro en el brote que reverdece que nos rememora.

             

            A veces salgo y te llamo. Sales de las raí_

            ces  donde siempre me enredo. Paseamos hasta

            que somos sólo palabras y nuestros corazo_

            nes bañan las peñas, riegan la huerta, y la amargura,

            según crecemos, se va escurriendo de nuestras len_

            guas. Entonces te miro y veo a ese padre tan va_

            lioso, y me pregunto de dónde vienes lleno de

            brillos de laguna, lleno de años que ya cumplis_

            te y que ahora llegan, quebrando amaneceres co_

            mo escarchas, clavando tus espinas de miel;  y esta_

            llas en azúcar y nos haces ver una rosa

            dos veces rosa y ríes como dos planetas fro_

            tándose y lloras cientos de olores y suspiras

            como el viento entre una grieta, y allí estoy yo:

            asqueado de carnes, de llaves, de coches

            de ciudades,

            queriendo alcanzar la yerba

            que tú multiplicas,

            intentando ser inoloro, incoloro, invisible,

            indetodo,

            para no partir el tallo de tu brisa por el campo,

            para poder seguir tus pasos de ropa vieja.

             

            No estés triste padre.

            No rompas esa sonrisa en agujas.

            No te embarres de queratina,

            que el dolor ha cambiado su billete.

            La presencia de nuestra ausencia no dolerá.

            Deja que los cuchillos reboten

            que cambie el sonido:

            abre una ventana en el sur

            y cierra la del norte,

            o como tú quieras,

            tienes veinte articulaciones en el cráneo

            y eres triste de médula como una red a la deriva

            (como diría Neruda).

            Llora tus soledades en las mías, padre.

            Suda entero como el rocío.

            No hagas fragoso lo permeable.

             

            Ha llegado la hora de penetrar nuestro cuerpo de roca,

            de almacenar con tósigo nuestra ira de colmena,

            de visitarnos en la distancia

            donde las horas no dictan

            ni separan a un hijo de un padre,

            donde las palabras no rebotan

            ni hay paredes que raspen

            ni puertas que podamos cerrar.

 
Los-dientes-del-reloj-300x451
 

 

       Presteza roja

 

 

            Vencidos por el tiempo,

                                                     jamás.

            Hay melancolía en nuestros segundos.

            Sí.

            Ayer ensuciamos nuestros espejos

            y los limpiamos con la misma suciedad,

            y ahora esos segundos

            me golpean como plomos

            fanáticos de gravedad.

            Esos segundos que inventaron horas,

            ahora caen

            como el látigo marino en mi conciencia.

             

            Yo no me adapto a las horas.

            Desconfío de su generosidad.

            Yo me expongo demasiado a las horas.

            No, miento.

            Las horas se exponen demasiado a mí.

            Entran en mí como una confusión de ramas.

            (Siempre hay sarmientos inesperados.)
            
            Yo hago leña de las horas.

            Me revelo de su estado

            de ejecutivo amamantado.

            Lo intento,       pero caigo…

            Soy inesperado

            porque tengo demasiados cronómetros.

            Oscilo entre bradicardias y taquicardias.

            Vivo entre escaleras.

            No queriendo llanuras rutinarias,

            ni mecedoras melodiosas

            ni ciclos cerrados

            ni tantas olas

            ni tanta piedra impreguntable

            ni tantas cordilleras como heridas sin significado.

             

            Sería bonito estar cansado.

            Ser borrado.

            Caer en nuestros daños

            y no recuperarme.

            Acostumbrarme a caer.

            No salir para no tener que entrar.

             

            Pero la belleza se refleja en mis nervios…

             

                                                                   Digamos

            que me rodeo en estos versos,

            por la incapacidad de aceptar

            que mi sensibilidad

            no tiene orillas

                                    ni precipicios,

            llega rotunda y extensiva,

            creativa en saltos,

            en suspendidos humos excitados

            y pezuñas topetadas.

             

                                              Digamos

            que mi pestilencia

            se debe a la sobredosis del tiempo:

            que me hace valorar mis arrugas

            como si las excavara yo mismo,

            que me hace arañar las emociones hasta lo ridículo

            y predecir,

            ese jifero que profetiza en la frente,

            ese ritmo de migrañas:

                                                estampidas de mi existencia.

             

            Sí.

            Llevo una jaula para retener tus inercias

            y copies las mías:

            “Venga, Irene,

            salta hacia mis ojos.

            Tiembla barroca ante la trompeta

            que sobresalta en la nostalgia.

            Sea tu vida una acrobacia.

            Una discusión de pétalos caídos

            como aspersores impúdicos.

            Camina interrumpida en los aromas,

            desinfla el tomillo en tus manos.
            
            Aquí estoy yo

            y quiero que me dividas en ti.”

             

            No es manipulación,

                                                es que mi corazón

            es un salto de flores;

            y las flores

                                  conducen al tallo

            y el tallo

            conduce a las espinas.

             

            ¿Y por qué espulgar las espinas,

            si yo no quiero ser lento

            porque tú no quieres ser rápida?

            ¿Acaso, aunque yo te ame

            como una colección de estímulos,

            aunque tú me entregues todas las culturas en tus labios,

            somos obvios en la unidad?

            Alguien es obvio en la unidad?

            Dime,

                        alguien?

            Entonces ven,

            atravesemos el tiempo

            con un juego de látigos si hace falta.

            Ven,

            con recogedores en las lágrimas.

            Ven,

            ya hemos pasado muchos sabores,

            duros, secos, agrios, acabados.

            Ven a esta última cornisa,

            la que yo quiero coronar,

            donde yo quiero morir ausente del frío artificial;

            túmbate,

            hagamos el amor como extintos animales.

            Ven,

            quememos nuestros sueños con presteza roja y asesina.

            Aquí estoy yo,

            y tú,

            cegados que no envejecidos.

            Aquí está mi lápida,

            mi sello,

            mi destino.

            Si tú quieres… tu lápida

            tu sello

            tu destino.

            Aquí tú y yo,

            puros de dudas,

            puros de consecuencias,

            inmortales apagados.

             

 

 

 

 

*(Madrid, 1978). Ha publicado los poemarios Los dientes del reloj, (2008), Donde casi amanece (1era ed. 2010 y 2da ed. 2012) y Etanol Mortis (2013). Seleccionado como uno de los ganadores en el III Certamen del Día Internacional de la Poesía en Segovia 2012 y como ganador del Premio de Poesía Internacional “Sacra Leal Domínguez” 2012. Ha participado en el XV Festival Internacional de Poesía de La Habana (Cuba); en el Festival Internacional de Poesía de Copenhague (Dinamarca) 2011; en el V Encuentro Internacional de Literatura Tres Orillas en Canarias; en el VI Festival Internacional de Poesía, Palabra del Mundo y en el Festival Internacional de Lima, FIPLIMA (Perú) 2013.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario