Texto y selección de poemas Yulino Dávila*

Crédito de la foto (Izq.) Ediciones de la Rosa Cúbica/

(Der.) www.3ammagazine.com

 

 

El extraño caso de Max Blecher

 

Max Blecher (Rumanía), nació en Botosani el 8 de septiembre de 1909 y falleció en Roman el 31 de mayo de 1938. A los 19 años enfermó de tuberculosis ósea y ésta lo mantuvo inmovilizado en un corsé de escayola hasta su muerte, como una crisálida siempre a punto de partir. La paradoja como forma de vida.

Un caso extraño y de dolorosa existencia. Su poesía se mueve como un funámbulo entre una suerte de surrealismo y su insólita visión del mundo, que lo emparenta con Kafka, con el absurdo de Ionesco, lo mismo que con los existencialistas: potente cóctel.

La desazón de la orfandad, como judío en el tiempo que le tocó vivir, lo hermana con Paul Celan.

Max Blecher, gran poeta de culto a pesar de que sus libros de prosa gozaron de mejor fortuna, su poesía, aunque poco conocida, ha quedado para los iniciados. Ahora puede ser un buen momento para que la disfrute un público más amplio.

 

 

Noviembre, 2016

 

 

sazfzv

 

15 Poemas de Cuerpo transparente (2008)**,

de Max Blecher

 

 

A Marie

 

A modo de introducción

 

Palabras aves con alas de sangre

Palabras volando enloquecidas por los aposentos del corazón

 

Animales a veces con transparencias de cielo

Ramos de mundos astrales (cometas con cabeza danzarina)

 

Flores extrañas perfumando el cerebro

Esbozando una sonrisa o afirmando de alegría

 

Apariciones y desapariciones en la oscuridad de los días

O águilas aleteando blancas sobre las montañas del sueño

 

Vitrinas lunares con ángeles y sables

Con lobos, con ciudades, con navíos, con cabellos de mujer

 

Palabras, dibujos indescifrables de esta escritura

Como mis manos, como tus ojos cerrados.

 

 

 

Eternidad

 

Los pasos conocen nuestro abismo

El cuerpo pasea nuestro cielo

La tormenta va dejando pedazos de carne

Cada vez más difusa cada vez más lejana

Hay un principio de azul

En este paisaje terrestre

Y otro vindicador

Como un dedo amputado

Tan sólo ves es una mujer dando vueltas

Como un huso

Y copiando su delta

En el delta de las aguas.

 

 

 

Poema

 

I

 

Tu mirada interior lleva una barca y me la envía

cargada de terciopelo de ojos negros y diamantes

menudos de tantos sueños y tantos abismos ayer al anochecer

se ahorcó un ángel en un momento de felicidad

y sus alas caídas chirrían bajo tus pies en

la nieve cuántas flores cuántas ramas cuántos dedos.

 

II

 

El vestido del mar en la concha del zafiro mueves o deslizas

navío o acróbata, tú, río vertical con la diadema

del pelo azul cascada de helechos y de gritos

y de pronto un cristal se inclina, cambias tus transparencias

y eres una mujer muerta un fantasma con el vestido del mar

en la concha del zafiro, la palmera extiende el brazo y te

saluda, los buques transportan tus andares y las nubes

tu belleza hacia el crepúsculo.

 

blecher-con-su-madre-paseando-en-la-playa-berck

Max Blecher acompañado de su madre, paseando por la playa de Berck.

 

El caballo

 

A Sasa Pana

 

Con la medida del orgullo en el heno

Por un sendero como una hebra en el sol

Se alza del suelo y al despegarse del suelo

Copos de tierra lo cubren de nieve bajo los cascos en el azul

Como una vela en el mástil

Del día

Inclina la crin abanico al cielo

El caballo es la mujer de agua camafeo

Con pechos de nubes

Con el gesto real como una zarpa

En el cerebro

Y bandera en el sueño descolorido de la muerte

Isla en la mañana locura fría

Como una gota de mercurio en la alfombra.

El caballo entra el caballo sale

Entre los árboles frutales

Con orejas de aire

Y pendientes de gorriones

El caballo galopa hacia el mundo

 

 

 

Andadura

 

A Pierre Minet

 

Siempre hacia adelante las sombras de mis pasos mueren

Como la trayectoria de un cometa de oscuridad

Y el asfalto a mis espaldas me suprime

Con todo lo que he sido y todo lo que he pensado

Como un prestidigitador

Destinado a escamotearme la vida.

Hay una sucesión correcta de casas

En este camino que no obstante

Ha de significar algo

Hay un cielo sin color sin olor sin carne

Sobre mis pasos sin importancia

Con los ojos cerrados ando en una caja negra

Con los ojos abiertos ando en una caja blanca

Y por más que me esfuerzo por entender algo

Enormes martillos me parten en la cabeza todos los pensamientos

 

 

 

En la orilla

 

Esto es lo que verás en el mar

Buques como cabezas de ahogados con el cigarrillo aún en la boca

Soñando y fumando navegan a Estambul

En la orilla hombres como suicidas que se han librado de la muerte

Soñando y fumando pasean al atardecer.

 

 

 

Materializaciones

 

Ojalá me dejara el día una piedra en una caja

Y una mariposa de oro en el cristal de vidriera

Ojalá de carámbanos de fiebre me dejara la noche

Un puñado de cristales, de sueños una muñeca

Ojalá tuviera objetos con vida en el corazón

Y pensamientos de seda y recuerdos de cristal

De tus visitas querría pulseras de sangre

El collar de una sonrisa y el anillo de un momento.

 

Autógrafo del poeta

Autógrafo del poeta

 

Pastoral

 

Hay una extensión de plantas con dedos de agua

Bébetela y mira

Las sayas de encaje de la leche cruda

Los gigantes subterráneos se han ahogado en el azul

Y los lagos bocas abiertas se han petrificados

Cuatro bueyes debajo de un árbol, desafiando la realidad

Se ponen de rodillas y se adornan los cuernos

Con flores de mandrágora

Pasa por las nubes la perfección del llanto

Y los corderillos maman en las ubres de la lluvia

El planeta del sueño se extiende por los campos

Por la onda del manantial corren los últimos reflejos

Como las últimas palabras lúcidas de un moribundo

Mientras tú embrujas, veo

Con los huesecillos ornamentales y fatales de

Nuestro amor.

 

 

 

Amor Falena

 

A Geo Bogza

 

Amor falena de los puertos negros

Luz perfumada de los vastos trópicos

Pensar largo y sereno, rayo de luz, hiriente como el mar

Y el horizonte en llamas cerrado como una trampa

 

Amor urbano de sombras en calles con reverberos

Con palabras secretas en la muerte enterradas

Hojeando lentamente álbumes inútiles

Amor de tarde en inconcretas habitaciones cerradas

 

Amor con olor acre de barro y de semillas

Bajo la hierba como un caballo en el verano preñado de trigos

Amor llorado en pañuelos o reído tranquilamente al sol

Con fina piel blanca o manos envejecidas

 

Amor red del mundo en la que los hombres atrapados

Danzan como payasos serios y enloquecidos.

 

 

 

Poema grotesco

 

A Ren Wauquier

 

I

 

El soldado verde que vive en la luna me envía en un hilo de saliva a veces una naranja, otras una hoja de perejil (pelo arrancado de la barba verde) y otras su reloj de números fosforescentes. El reloj cae al fondo del mar y marca las horas de forma tan violenta que rompe las olas (las velas de los barcos estallan como troneras).

Los niños, por la tarde, volando su cometa, sostienen en la mano un hilo de saliva a través del cual el soldado no les envía nada, ni tejones ni higos secos.

 

II

 

En un gramófono de agua las notas llueven igual que los querubines de la harina tocan trompetas de harina mientras mi elefante se ha enredado la trompa en una espiral sin fin sin punto y sin coma la ventana se ha desprendido del muro y se ha ido por esos mundos buen viaje conque voy a diseñar otra ventana.

 

 

 

Casa de fieras

 

Heme aquí soy tu perro de piel a rayas

Y dientes de espadas para morderte, para ladrarte

Heme aquí soy tu serpiente para tentarte

Con la manzana del sol envenenarte

Heme aquí soy tu rinoceronte vestido de payaso

Haciendo malabarismos para que rías

Heme aquí soy tu jirafa. Mayúscula

En el texto del día, léeme A

Heme aquí soy el águila del ocaso

Con mi corazón encendido en el pico como un faro.

 

 

 

Pensamiento

 

Tus manos en el piano como dos caballos

Con cascos de mármol

Tus manos en las vértebras como dos caballos

Con cascos rosados

Tus manos en el azul como dos pájaros

De alas de seda

Tus manos en mi cabeza

Como dos piedras en una sola tumba.

 

 

 

Poema

 

Tu envoltura

Como un pájaro en el nido del corazón

En ríos de sangre te bañas

Y vuelas por la punta de mis dedos

 

Cuando te vas

El cuerpo recobra su peso infinito

Y el paisaje abierto de par en par

Encarna tu ausencia

 

Como si hundieras las manos en un cesto

Me sacas del océano del sueño

Y la cabeza me zumba como una caracola

 

Tú piedra arrojada al lago

Tú círculo de agua que te abandona

 

Quizá esperándote resucite

El cadáver de una palabra

 

Que con su linterna ciega me pasee

Por la noche

 

Tu pelo será su oscuridad

Y yo me sumergiré en las sombras.

 

Dibujo retrato del poeta rumano Max Blecher.

Dibujo retrato del poeta rumano Max Blecher.

 

Viejo vals

 

Viejo vals la novia muerta yace entre velos cubiertos de polvo

Guirnaldas de muchachas blancas con vestidos de espuma

Con caballeros de espadas giran enlutadas

Y esparcen al aire un vago perfume de arcilla

 

Está el cementerio en la luna, las acacias reinas de las sombras

Como invitados ilustres asisten y murmuran

Entre misteriosos panteones amantes de corazón sombrío

Testimonian su amor con gestos adormecidos.

 

Viejo vals parejas de cera se elevan por los aires

Y en el salón de la noche bailan vertiginosas

Me rodean cosas demasiado normales, me da miedo

Despacio cruje el viento y el vals delira

 

Es la boda de la que antaño en vida

En su boda viva murió en flores de sangre

Su blanco rostro se estremece como un espectro

Cuando el vals lentamente gira, cuando el vals diríase que llora.

 

 

 

Paseo Marino

 

A I. Ludo

 

La sangre del mar circula roja por los corales

El corazón profundo del agua retumba en mis oídos

Estoy en el fondo del cielo de las olas

En el sótano de las aguas profundas

A la luz asesinada del cristal fúnebre

Peces menudos como juguetes de platino

Recorren mi pelo que ondea

Peces grandes como jaurías de perros

Sorben con avidez las aguas. Estoy solo

Levanto el brazo y compruebo su peso líquido

Pienso en una rueda dentada, en una palmera

En vano intento silbar

Es como si atravesara la masa de una melancolía

Y como si siempre hubiera sido así

A medias hermoso y a medias triste.

 

 

 

 

 

*(Perú, 1952). Estudió Psicología Social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y se inició en la poesía a finales de los años 60. Miembro histórico del Movimiento Hora Zero. Viajó a Europa en 1977. Colaboró con la Editorial Banda de Moebius durante su estancia en Madrid. Vive actualmente en Barcelona. Ejerció como lector de la Editorial Planeta y lo dejó por salud mental. Ha trabajado largo tiempo como bibliotecario del Instituto de Estudios Norteamericanos. Actualmente está abocado a tiempo completo en su labor poética y plástica, además colabora como crítico literario para diversos medios de información de España y Latinoamérica. Da clases de iniciación al arte culinario y tiene una exposición permanente en su Factoría√-1. Ha publicado en poesía El tratante (1995), Hebras de Malasaña (1998), Monasterio de palabras (2009), Fusión (2010), Tálamo y Escalpelo (2013), Sin ambages (2015).

 

 
 

 

**©Todos los poemas pertenecen al libro «Cuerpo Transparente» (1934), traducidos al español por Joaquín Garrigós. 2008

 

Deja un comentario